Buscar
  • Francisco Gallardo Perogi

Y despertaron tus sentidos...

Era una mañana tranquila y tus ojos brillaban emocionados al contemplar los regalos de la nueva Tierra, de la nueva vida.


Tantas flores al comienzo del camino que anhelabas sentir su fragancia en tu alma antes dormida.


Hermosas aves blancas jugaban en el cielo y tú te paraste a escuchar la paz de su eterna melodía.


Verdes campos de hierba fina donde descansabas para sentir su calidez y sus caricias...


Al llegar la dulce noche soñabas con degustar el brillo de las estrellas y despertar lleno de infinita alegría.




9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo