Buscar
  • Francisco Gallardo Perogi

Una mañana al despertar

Las primeras caricias del sol llegaron con una sutil e inesperada serenidad esta mañana.


Sentí suaves brillos y colores que mágicamente iluminaban mi pecho y me llenaban de una preciosa calma.


Era el susurro de una ilusión que anunciaba hermosos cambios llenos de amor y el comienzo de una vida nueva, llena de esperanza.


Los pájaros alegraba más que nunca con sus músicas el amanecer dorado que surgía en las montañas.


Era un renacer del cielo y de la tierra, que se pintaban de tonos multicolores danzando y pintando la existencia con la nueva realidad que brotaba desde el alba.


Esta mañana sentí que llegaba la vida tanto tiempo esperada.




17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Acunarte