Buscar
  • Francisco Gallardo Perogi

Cuando se disuelven los velos

En esta realidad que experimentamos hay ocasiones en las que el brillo y la luz pura y eterna parecen esconderse detrás de mil brumas y velos.


Se trata entonces de hacer desvanecer suavemente y con todo nuestro amor esos obstáculo que nos dificultan tocar el cielo.


La luz siempre está, como el sol que brilla continuamente incluso en las noches oscuras y en los los días grises de nieblas y aguaceros.


Deja caer dulcemente las máscaras, los programas mentales caducos, las viejas historias... y deja que brote con fuerza lo nuevo.


Tu Ser volverá a iluminar con dulzura y alegría infinita tu corazón, tu alma y cada célula de tu cuerpo.



11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Acunarte