Buscar
  • Francisco Gallardo Perogi

Compartir

Por pequeño que sea un detalle, todo se multiplica cuando regalas amor desde el corazón y lo compartes.


Como suaves olas de mares en calma puedes repartir semillas de paz que crean vida y se expanden.


Igual que la tierna brisa del amanecer, puedes llegar a muchos seres con tus palabras de cariño, con tu mirada sencilla y con tus manos que ofrecen luz en todas partes.


Dedica tu atención sincera en los días de sol y las noches oscuras, en las mañanas de niebla densa y en el colorido despliegue de brillos al caer la tarde.


Comparte y crece cada instante al son de músicas y canciones de alegría, bailando en la hierba, caminando por los bosques y repartiendo la bella energía que nace de la naturaleza eterna y amable.




7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo