Buscar
  • Francisco Gallardo Perogi

Al ponerse el sol


Hay una hermosa y sutil sensación de calma y bienestar al contemplar el sol acariciando las colinas.


La luz se hace más dulce y suave mientras peina con todo su cariño cada rincón de la tierra y de la vida.


El viento parece descansar tranquilo entre las ramas de los árboles y la brisa comienza su cortejo de abrazos y de caricias.


Delicadas estrellas y luceros nacen de la nada y comienzan a dibujar en los cielos con pequeños destellos de plata llenos de magia y fantasía.


La vida se torna más apacible y te invita a recoger tus emociones, a escuchar tus latidos y abrazar tu alma hasta que llegue el nuevo día.




27 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Acunarte